Conocer la realidad a través de la literatura

“Al fin y al cabo, ¿para qué sirve la literatura? He ahí una pregunta demasiado general para un modesto filólogo, y que un intelectual discreto rehuiría contestar. Supongo que caben muchas respuestas: un placer habitual, un vicio insondable, un somnífero eficiente (según un famoso hombre de negocios), un jardín de senderos incontables, una fantasmagoría perdurable, etcétera. Pero, pensando en su valor didáctico, creo que hay que subrayar que se trata de un instrumento para conocer la realidad. Nos enseña cómo es el mundo de ahora y antes, cómo son los demás por dentro, cómo funcionan los seres humanos. (También lo enseñan la biología, la física, etcétera, pero menos imaginativamente).
No siempre las lecturas de los grandes libros nos hacen más felices. Pueden hacernos más sensibles y más desdichados; más críticos y más difíciles de contentar; más escépticos y, por tanto, menos manejables y más distintos. Leer de verdad es cada día más difícil, como ha señalado G.Steiner. La soledad, como ya vió H.Marcuse, es algo imposible en este entorno opresivo, y, no obstante, es el gran camino de acceso a lo literario. Lo imaginario es el ámbito de la literatura, pero sólo desde él podemos conocer la realidad.”

CARLOS GARCÍA GUAL, en “Sobre el descrédito de la literatura y otros avisos humanistas”, Península, 1999

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s